"Políticas para la prevención de obesidad y enfermedades crónicas en América Latina"

Avisos



El Dr. Barry Popkin, de la Gillings School of Global Public Health, Universidad de Carolina del Norte, dictó la Conferencia Magistral "Políticas para la prevención de obesidad y enfermedades crónicas en América Latina".


Al incio de su exposición, el Dr. Popkin se refirió al estado que guarda el Índice de Masa Corporal en Latinoamérica, señaló este ha crecido significativamente, aunque a una velocidad menor que el de la circunferencia de cintura. De acuerdo con el investigador, los méxico-americanos con menores niveles de índice de masa corporal presentan mayor riesgo de diabetes que los blancos no hispánicos en la misma condición. “Cuando tenemos el sobrepeso como medida, tenemos que ver que en realidad esto pudiera ser una subestimación de la carga cardiometabólica que estamos viendo en América Latina, en las personas con sobrepeso.”


La doble carga, señaló, es un problema crítico en el mundo que tenemos que solucionar.


Más adelante, habló del consumo de jugos de frutas procesados las cuales, dijo, son en realidad agua con azúcar con muy poca fibra y vitamina que afecta la salud a largo plazo, e incrementa el riesgo de la diabetes. “Todos los estudio que no son financiados por la industria han mostrado este tipo de resultados” De acuerdo con el Dr. Popkin, Latinoamérica es la región más adelantada del mundo en materia de regulación de alimentos procesados, gracias a los esfuerzos emprendidos en la década de los años dos mil, por gente como Ricardo Uauy, Juan Rivera y Carlos Monteiro, quienes comenzaron a presionar para que en sus diferentes a países empezara a pensar en la obesidad y en cómo enfrentarla. “Les llevó diez años llegar a las leyes que tenemos hoy en día en varios países.”


Respecto a los impuestos a las bebidas azucaradas, el investigador de la Universidad de Carolina del Norte destacó el trabajo y los estudios realizados por investigadores como Juan Rivera, Simón Barquera y Tonatiuh Barrientos del Instituto Nacional de Salud Pública de México. Tras la implementación del impuesto a las bebidas azucaradas en México hace cinco años, señaló, son ya 39 países los que cuentan con este tipo de impuesto, lo cual ha sido muy rápido comparado con las décadas que tomó la implementación del impuesto al tabaco en los Estados Unidos.


Para el Dr. Popkin, es sumamente importante ver qué tan rápido ha respondido el mundo, gracias al esfuerzo y las evaluaciones realizadas por el doctor Juan Rivera y su grupo para demostrar que los impuestos sí funcionan.


Respecto a los retos por enfrentar, advirtió: “Hay que encontrar la manera de utilizar los impuestos para que nos permitan subsidiar alimentos saludables como verduras, frijoles, y el tipo de alimentos que queremos que la gente empiece a consumir más. Necesitamos hacerlo; tenemos mil millones de personas de bajos recursos en el mundo; no los podemos alimentar y por eso tenemos que desarrollar métodos para hacerlo y todavía no comenzamos”.