"Transformación del sistema alimentario en América Latina y efectos en nutrición y salud"


Avisos




El Dr. Julio Berdegué Sacristán, subdirector general y representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe, dictó la primera Conferencia Magistral del Congreso SLAN 2018, “Transformación del sistema alimentario en América Latina y efectos en nutrición y salud”, en el marco del evento inaugural de este importante evento.


“En la FAO —inició el Dr. Berdegué— hemos hecho una estimación preliminar que indica que al menos el 46% de la población de América Latina y el Caribe, 294 millones de personas, sufren una o más formas de malnutrición. Hambre, 39 millones de personas; niños con retardo de crecimiento, 5 millones; mujeres en edad fértil con anemia, 38 millones. Y, desde luego, la principal amenaza, en la que voy a enfocar la mayor parte de mi intervención: el sobrepeso, 151 millones, y la obesidad, 105 millones de personas”.


Acto seguido, el subdirector general de la FAO afirmó que el sistema alimentario de la región está roto y sin gobierno, y ha fracasado en su misión elemental de brindar una alimentación que permita el crecimiento y desarrollo de todos, especialmente a los sectores más pobres, a las mujeres, los indígenas, los afrodescendientes y la población rural.


“Hay que asegurar cambios que realmente sucedan. La transformación del sistema alimentario será además un motor de innovaciones que apoyarán el crecimiento económico y el empleo, promoverán la inclusión social y la equidad, contribuirán a la resiliencia climática y a la sustentabilidad ambiental y a la protección de la biodiversidad, reducirán la pobreza y la desesperanza en el campo y mitigarán la migración irregular e insegura”.


Para el Dr. Berdegué, la transformación del sistema alimentario debe ser la base de nuestros esfuerzos para contener y revertir la epidemia desbocada del sobrepeso y la obesidad, la principal amenaza a la salud de casi todos los países de América Latina y el Caribe. Es a través de esta transformación que podemos ir a las causas directas del problema, en vez de actuar demasiado tarde sobre sus consecuencias.


“Hablar de transformar el sistema alimentario es proponer una acción integral sobre sus diversos componentes, incluyendo cambios en las normas y las reglas formales e informales, políticas, legales, económicas, comerciales y culturales, que gobiernan las decisiones de los millones de actores públicos y privados que conforman los sistemas alimentarios.”


El representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe concluyó su ponencia proponiendo ocho conjuntos de medidas que, en su opinión, pueden provocar la transformación profunda del sistema alimentario, para que se haga cargo de sus efectos en la inseguridad alimentaria y la malnutrición:


  1. Aumentar la producción y la disponibilidad de alimentos saludables
  2. Reducir los contenidos de sal, azúcares y grasas de los alimentos procesados
  3. Desincentivar el comercio de alimentos que contengan nutrientes dañinos
  4. Promover la alimentación saludable en las escuelas
  5. Hacer efectivo el derecho del consumidor a estar informado sobre el contenido de los alimentos
  6. Fortalecer los sistemas de protección social para que la población en condición de pobreza o vulnerabilidad, pueda acceder al consumo de alimentos saludables
  7. Financiamiento de la transformación del sistema alimentario
  8. Una nueva gobernanza de los sistemas alimentarios

“Una lección aprendida por la FAO en la lucha contra el hambre, es que la voluntad y el compromiso político efectivo de los estados es el primer elemento de una nueva gobernanza. Sin la decisión política traducida en leyes, regulaciones, políticas, programas y presupuestos, no vamos a transformar los sistemas alimentarios para que se hagan cargo de sus efectos sobre la nutrición y la salud pública”, finalizó.