Exposición de carteles

El XVIII Congreso latinoamericano de Nutrición (SLAN) 2018 destaca la presentación de carteles como una forma de exposición prioritaria, puesto que herramientas visuales como las gráficas pueden rebasar algunas limitantes de la presentación verbal tradicional, a la par que permiten la simultaneidad de la difusión de trabajos de investigación en un solo espacio.

Las recomendaciones para elaborar el cartel son:
• Los carteles deben prepararse para una mampara de área de 210 cm de alto y 120 cm de ancho; por tanto, el tamaño del cartel debe ser de 120 cm de alto x 90 cm de ancho.
• Utilizar material liviano (papel o cartulina), para que sea fácil sujetar el cartel en la mampara.
• El título debe ser corto y llamativo, legible desde una distancia de por lo menos 1.2 m (4 pies), con caracteres gruesos y negros (3 cm de altura).
• Los nombres de los autores deben ser algo más pequeños (de 2 cm, aproximadamente).
• El texto deberá ser también con caracteres gruesos y negros; el tamaño de fuente de 24 puntos (formato de Word) resultará apropiado para el texto, se recomienda utilizar tipo de letra Tahoma (20 o 22).
• En un cartel bien diseñado hay poco texto. La mayor parte del espacio se destina a las ilustraciones.
• Debe dejar suficientes espacios en blanco que permitan descansar la vista de quien observa el cartel.
• Evitar el uso de caracteres muy apiñados ya que éstos restan el interés por parte del público frente al cartel expuesto.
• Estructura. La introducción deberá presentar el problema sucintamente. La sección de métodos será muy breve, quizá solo una frase o dos basten para describir el tipo de métodos utilizados. Los resultados serán la parte principal y llevará casi todo el espacio disponible. La discusión deberá ser breve; algunos ni siquiera la llevan y en su lugar aparecen conclusiones en forma de sencillas frases numeradas. Las citas bibliográficas deberán reducirse al mínimo.
• Se puede y es recomendable usar diferentes tipos de ilustraciones: fotografías, gráficos, dibujos, pinturas, mapas conceptuales y hasta tiras cómicas, si fuese necesario. Cada ilustración debe tener un título breve.
• Los diagramas, dibujos y elementos similares deben ser claros y concisos, sin detalles innecesarios.
• El cartel debe explicarse por sí solo.
• La secuencia de la presentación es, generalmente, de izquierda a derecha y debe orientar al lector con números y flechas sobre el orden a seguir para leer cada elemento expuesto.
• Pueden prepararse resúmenes o prospectos adicionales para entregar a quienes se interesen en profundizar un poco más en el tema.
• Los carteles exigen una gran capacidad creativa y de síntesis por parte de los ponentes. La mayoría de los carteles con baja calidad lo son porque el autor trata de mostrar demasiadas cosas.
• Los grandes bloques de material impreso, especialmente si son de pequeños caracteres, no serán leídos, el público se congregará en torno a los carteles sencillos y bien ilustrados. Los demás serán pasados por alto.